Spanish

Europe Asia Business (Comercio Europa-Asia). Mostrando a inversores y financieros la forma de hacer inversiones responsables en proyectos extensos de horticultura.

“La horticultura (de invernadero) holandesa es, en principio, un mercado completo, centrado en la substitución y raramente o nunca en más expansión. Por tanto nos centramos principalmente en el resto de Europa y Asia”.

“Especialmente en Asia, existe una gran y urgente necesidad de comida y ésta continuará creciendo. Con nuestro conocimiento del mercado, métodos de producción, experiencia en conectar profesionales de la ciencia y la tecnología, inocuidad de los alimentos y, especialmente, en educación y transferencia de conocimiento, podemos ayudar de forma decisiva a satisfacer las necesidades de alimentos que allí tienen”.

Eso es lo que dicen Fop de Pater (1956) y Wim van der Ven (1953) sobre su empresa Europa Asia Business, la cual dirigen desde su sede principal en Beurs-World Trade Center (WTC) en Róterdam.

Europa Asia Business muestra a los inversores y financieros extranjeros la forma de realizar inversiones responsables en grandes proyectos en materia de horticultura (de invernadero). “Precisamente por el hecho de que el mercado holandés está completo, nuestros contactos extranjeros suelen venir aquí para orientarse e informarse por ellos mismos. Esto se debe a que cada vez hay más interés en los proyectos ‘llave en mano’ que generen una rentabilidad cualitativa y cuantitativa. Por ejemplo, esas visitas extranjeras abarcan todos los aspectos de la horticultura de invernadero moderna: estudio del suelo, invernaderos, instalaciones, técnicas de cultivo, suministro de energía, logística, ventas y mercados. Esto significa la génesis completa y toda la historia de márquetin”.

Problema mundial de los alimentos
“De hecho, ya no hablamos más sobre horticultura (de invernadero), sino acerca de una solución integral al problema mundial de los alimentos. Ayudamos a nuestros clientes con el cultivo condicionado de productos hortícolas en invernaderos, utilizando ICT y otras tecnologías altamente modernas y avanzadas, puesto que esto asegura un producto final seguro”.

“Al mismo tiempo, también hablamos de empleo, ya que el incremento de los estándares de vida y mayores rendimientos de los cultivos, generaron una mejora en la gestión del cultivador de invernadero”.

Por tanto, inicialmente, el trabajo de Europe Asia Business para clientes extranjeros se basa principalmente en consultoría y materialización, y sólo en una etapa posterior se convierte en algo sobre coordinación y gestión.

Metodología Kas 3.0
Para el soporte de inversores e iniciadores extranjeros que quieran construir complejos de invernadero completos, Europe Asia Business (EAB) ha desarrollado un método especial de trabajo llamado Kas 3.0. Dentro de este concepto, la colaboración tiene lugar en una plataforma que proporciona soluciones según asignación, país y clima. “Se trata de una forma de trabajar juntos para lograr objetivos previamente acordados”, explican De Pater y Van der Ven.

Ya se ha demostrado que el concepto vale la pena en proyectos parciales y totales en China, India, Brasil, Egipto y Turquía. “Trabajamos ahora en la ampliación de Kas 3.0, a través de formación y participación en empresas conjuntas (join ventures)”.

Cerca del mercado
“La metodología de venta y la logística están siendo cada vez más importantes. Por tanto, aconsejamos a nuestros clientes (empresas hortícolas, inversores, empresas líderes) que es mejor mantener su producción cerca de los mercados. De esta forma, tienen la mayor influencia posible en los precios que sus productos hortícolas (de invernadero) acaban teniendo en las estanterías de los supermercados y otras cadenas”.

“También pueden ver esto con sus propios ojos durante una visita a los Países Bajos, ya que los productores hortícolas holandeses cedieron gran parte de su influencia a los 400 participantes en la negociación que, para reventa a organizaciones minoristas, compran sus productos y determinan los precios”.

“Por tanto, aconsejamos a nuestros clientes a determinar primero para qué mercado quieren producir y después a reconsiderar qué quieren que hagamos por ellos”.